Controlar nuestro entorno nos da seguridad

Como buen gatito molón que soy me gusta darle mimos a mis papis humanos; obviamente me gusta mucho más que me los den ellos a mi.

Me encanta sentir que tengo el control de mi entorno. Cuando siento que lo tengo, marco cuidadosamente mi hogar utilizando el marcaje facial, dejando “mensajes de tranquilidad” (o feromonas) por toda la casa. Por eso me restriego por los muebles, las paredes y puertas o por mis padres.

Así que ya sabes; cuando tu minino esté frotando sus mejillas por los muebles, las paredes o por ti mismo es que se siente a gusto y seguro.

Por ello deja que tu gatito explore la casa, los armarios, los muebles. Deja que pueda saber dónde está cada cosa. Nos encanta el control, la sensación de seguridad que proporciona; por eso adoramos la rutina y detestamos los cambios; aunque sea el simple hecho de mover una silla de sitio.