Cómo vemos los gatos a nuestros “dueños”

Antes que nada tengo que aclarar que mis papis humanos no son ni mis dueños ni mis propietarios; son, en todo caso, mis cuidadores.

Los gatos no asumimos que estemos subordinados o que tengamos que obedecer a los humanos a quienes vemos como un igual; es otro gato más que comparte nuestra casa y vida.

En esto somos totalmente diferentes a los perros y es algo que tienes que tener muy claro a la hora de adoptar un minino.

Nuestro comportamiento se adaptará al entorno y las circunstancias de cada momento y situación en el hogar y la actitud que hacia nosotros mantengas tú en tu día a día.

Aunque parezca que nuestro humano es para nosotros exclusivamente alguien que nos da comida y agua, creamos y desarrollamos unos vínculos y lazos emocionales de total dependencia hacia nuestros cuidadores humanos; su ausencia prolongada llega a causarnos estrés, depresión y apatía cuando se ausentan durante mucho tiempo.

Eso sí debes dejarnos decidir qué grado de interacción queremos contigo y darnos libertad para ser nosotros mismos, para ser gatos que necesitamos nuestro espacio y sitios donde saltar, jugar, escondernos y dormir.

Si nos respetas seremos sin duda tu mejor amigo y tu compañero más fiel.